09 noviembre, 2016

Cosas que los lectores odiamos de las novelas autopublicadas

Errores que los lectores no soportamos de las novelas autopublicadas


De las novelas en general, en realidad, pero estos errores son más frecuentes en las novelas autopublicadas a falta de una (buena) edición.

Como lectora he tenido experiencias cuasi traumaticas con algunas novelas autopublicadas, así que, más o menos, tengo conocimieno de causa.

Si tú, querido visitante, tienes intención de publicar alguna de tus obras por tu cuenta, o si el sello editorial que te la publicará no te asegura una edición de calidad, por favor tenle piedad y un mínimo de respeto a tus futuros lectores y evita los siguientes horrores, digo, errores comunes en los libros autopublicados.



Una mala gramática y/o ortografía

He escuchado eso de que lo importante en un escritor es "la pasión" que le ponga a su obra, que muchos grandes escritores eran malos redactando, que el "alma" del texto está por encima de minucias como el uso adecuado del lenguaje, pero... ¡ERROR! Por favor, ten presente que si no cuentas con los servicios de un corrector de estilos, debes revisar tu novela mil veces en aras de evitar fallos gramaticales y ortográficos que te muestren como un escritor poco profesional, o peor aún, que provoquen en tus lectores un profuso un sangrado ocular y una tirria eterna hacia ti.

Una portada malísima

Comprendo que no seas diseñador y que tu presupuesto no te de para contratar a uno, pero con un poco de buen gusto y mucha documentación (sí, hasta para esto tendrás que documentarte) respecto a estética gráfica y tendencias editoriales, podrás crear una portada decente que, si bien no será el más grandioso gancho de marketing, por lo menos le dará una cara presentable a tu novela.

¡No más clichés, por favor!

El sabio Salomón dijo que no hay nada nuevo bajo el sol, y, en literatura esto aplica a la perfección. Y es que se ha escrito de todo sobre todos los temas imiginables, pero eso no significa que  puedas, impunemente, hacer un compilado de los principales tópicos de un género X y presentarlo como tu nueva creación. Por tu bien, no lo hagas. Los lectores estamos hartos de las historias y personajes clichés de siempre, las(os) del tipo plantilla a los que les dan una que otra maquillada y presentan como un héroe sin parangón.

Intenta ser novedoso, toca los temas desde una diferente perspectiva, ¡o usa los clichés de modo que reflejen tu propio estilo! (Cómo hacerlo es el gran desafio). Recuerda que si los lectores somos capaces de perdonar fallos gramaticales/ ortográficos  descarados o portadas descuidadas es por que la historia vale la pena.

Ya se que tu novela existe, así que por favor, ¡déjame en paz!

En estos tiempos en los que todos podemos -y dizque debemos- ser entendidos, cuando no expertos, en marketing digital y social media, tienes a tu disposición mil plataformas para difundir tu novela. Pero no confundas difundir con bombardear.

En el par de grupos de facebook a los que pertenezco, a menudo veo publicaciones de autores noveles promocionandose, y esto en si no es malo, lo perjudicial es que la sobreexposicion que hacen de su obra puede saturar a sus potenciales lectores lo que les generaría rechazo en lugar de curiosidad. Y esto lo digo como una de esas "potenciales lectores".


No me vendas gato por liebre

Lo anterior me lleva a este punto. Sé, querido escritor autopublicado, que tú sabes el nivel que real mente tiene tu obra, así que se sincero. Vendela, marketeate, hablame todo lo bien que quieres de ella -preferiblemente, seduceme con tu sinopsis y tu portada- pero no me digas cosas del tipo "la mejor historia de tu vida" "un prodigio de narrativa" "nunca has leído nada igual".

Resalta lo bueno de tu novela (y, sí, guárdate lo malo que ya lo descubrirán tus lectores) pero no mientas ni exageres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte por aquí. Ten un buen día.