23 diciembre, 2013

¿Qué es Navidad?








El simple todo lo cree; 
mas el avisado mira bien sus pasos.
Proverbios 14:15 (Reina Valera 1960)




La celebración de  "paz, amor y unión" según los hombres de buena voluntad; pero sobretodo la época del "negocio redondo" para los comerciantes, de las alienadas películas gringas, de los banquetes de ocasión, de los regalos por costumbre, de los contaminantes y peligrosos pirotécnicos así como de la general tendencia a hacer lo establecido sin cuestionar que tan válido y fundamentado es. 

Hoy es lunes 23 de diciembre y estamos a un día de la tan ansiada "nochebuena", y toda la gente está vuelta loca con sus preparativos y compras de última hora. Este mes las marcas comerciales nos bombardearon con sus "super ofertas" y "descuentos de locura" así que probablemente hoy, el penúltimo día más rentable (para ellos) de todo el año, los centros comerciales abran hasta muy tarde con el único afán de vender hasta el último alfiler que guarden en sus almacenes. ¡Y habrá quienes se disputen el comprarlo! Las personas nos hemos vuelto exageradamente consumistas.

Otra de las características de la noche del 24 será el atracón que la mayoría se piensa dar. Pavo, lechón, pollo, arroz árabe, puré de manzana, puré de papa, ensalada rusa, panetón, chocolate... y algún buen licor para bajarla. Se me acaban de venir a la mente esas familias, niños en su mayoría, que mueren de hambre. 

Lo siguiente luego del banquete será la explosión multicolor de fuegos pirotecnicos. Cuetecillos y luces de bengala por doquier, olor a quemado y restos de pólvora flotando en el ambiente. Ahora pienso en las víctimas de Mesa Redonda.

Al final, lo más importante de todo: ¿Alguien recuerda quien, supuestamente, nace esta fecha? El "supuestamente" va a cuenta de que no hay pruebas fehacientes que confirmen el arribo de Jesús al mundo justo un 25 de diciembre. A esto añádanle toda la parafernalia de que se ha ido dotando esta celebración y tendrán como resultado una muy popular costumbre con base espiritual dudosa. ¿Qué lo importante no es la fecha si no el hecho en sí mismo? bueno, el Hijo de Dios no hizo hincapié en que recordaran su nacimiento si no su muerte. Tampoco mencionó nunca a ningún Santa Claus, ni creo que hubiera usado algún pino para adornar su casa, ni acostumbraba dar obsequios materiales, es más, ahora que recuerdo, ¿no expulsó de un templo a los vendedores que convertían el santuario de su Padre en un burdo centro de intercambio comercial? ¿No era mesurado, y alejaba de sí toda ostentación? ¿No predicaba el amor al prójimo en todo tiempo y no solo en ciertas fechas? ¿No insistía acaso en que todo honor, alabanza y gloria se le debía rendir a su Padre en lugar de a él? 

En fin, si lo que necesitan es una razón para reunirse con las personas que aman y expresarles ese amor  con algún obsequio, pueden hacerlo en cualquier momento, en cualquier lugar, solo basta que tomen la decisión. Hay que recordar que hacer lo correcto por la razón equivocada es malo.

Sinceramente, les deseo con todo el corazón que tengan felices 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31 de diciembre y los mismo con cada uno de los días siguientes. Un abrazo.




3 comentarios:

  1. Navidad es la farsa de cada año.
    Ya hace mucho que no participo.

    Lo has descrito a la perfección.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. Ya nadie recuerda si significa algo, o significó algo la navidad. Supongo que se vienen las fiestas escandalosas por estas noches.

    Igual, saludos!

    ResponderEliminar

  3. Te felicito! Tienes mucha razón. Las personas nos hemos vuelto muy consumistas. Pero lo peor, sólo en estas fechas pareciera que nos "amamos" los humanos. Desgraciadamente, también son los días en los cuales aumentan las tragedias, por la pirotecnia, accidentes de auto, etc.

    Ojalá todo el año fuera de unión familiar.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por aquí. Ten un buen día.