TE LO JURO.





9:13 pm, Sábado
Teatro Nacional
Primera escena de “El lago de los Cisnes”.


Se ve hermosa. Lleva puesta la misma vestimenta que el resto de las bailarinas, pero puedo distinguirla perfectamente. Sus movimientos son fuertes pero elegantes, se desliza con gracia por el escenario y su rostro brilla como si las luces la iluminaran solo a ella.

Me fue muy difícil llegar hasta aquí para verla, pero tenía que hacerlo, se lo prometí. La música se hace cada vez más intensa y empieza a retumbar en mi cabeza. Un dolor punzante se apodera de mi cuerpo, y me empieza a invadir el pánico… Todavía no, por favor… quiero hablarle, felicitarla, decirle que ha bailado como nunca, que estoy orgulloso de ella…

Busco en el bolsillo de mi saco y encuentro la pequeña cajita aterciopelada, tengo que dársela… o mejor no, no nos haría bien a ninguno de los dos…



6:07 pm,
Florería “Cameli’s”


-¿Seguro quiere este?

Afirmo con la cabeza y la señorita se lleva el ramo de rosas blancas para envolverlo. Yo hubiera querido darle uno más colorido. Violetas, margaritas o rosas rojas, pero sé que ella adorará la blancura del ramo más que cualquier otra cosa que yo pueda regalarle. Me desconcierta su predilección por las flores níveas, siendo que las mujeres aman las flores precisamente por su enorme variedad de colores, pero estoy dispuesto a complacerla. Hoy es un día muy especial en nuestras vidas  y quiero que todo resulte como siempre soñó.

-¿Desea colocarle una tarjeta?

Niego, advirtiendo la expresión confusa de la señorita. Obviamente le parezco un romántico extraño. Flores blancas para mi amada y ni siquiera una tarjeta con un mensaje. Si parece algo extraño, pero solo mi amada y yo sabemos lo que significa ese ramo blanco sin tarjeta. Pureza de sentimientos expresados con algo más que palabras.

Salgo de la tienda e instintivamente meto la mano en el bolsillo de mi camisa. La pequeña caja aterciopelada sigue ahí. Esta será la mejor noche para pedírselo. Cuando termine la función le entregaré las flores y… recorro la avenida, embelesado por la idea. Apuro el paso por las ganas de verla pronto y porque sé que se me hace tarde. Estoy a punto de cruzar la pista, cuando un estruendo se deja oír. De pronto una fuerza violenta me sacude y las rosas se me escapen de las manos...



8:15 am,
Entrada de la escuela de Ballet Clásico Nacional.


-Ve, se te hará tarde.
-Todavía tengo algo de tiempo…
-No mientas, y ve de una vez. Si llegas tarde puede que tu jefe no te permiso para salir, y entonces no llegarás a verme…
-No me lo perdería por nada del mundo.
-Lamentablemente eso no depende de ti.
-¡Claro que sí! Si no me dan permiso, renuncio.
-¡Estás loco!

Puede que sí. Estoy tan loco que no importa cómo, pero lograré estar a tiempo para su debut como bailarina profesional.

-Bueno, ahora sí, cada quién se tiene que ocupar de lo suyo. Adiós.

Me da un beso fugaz en los labios, pero antes de que pueda alejarse nuevamente la aprisiono con mis brazos y la estrecho contra mi pecho.

-¡Oh, Basta!, me regañaran por no ser puntual.
-Pero si llegaste a las 8:00 en punto.
-¡Pero estoy plantada frente a la escuela sin entrar!
-Mmm… está bien.

Y aunque no quiero, la dejo ir. Ya está entrando al edificio, cuando se vuelve y con cierto temor pregunta:

-¿De verdad podrás ir?
-Pase lo que pase, estaré en primera fila antes de que salgas a escena y aplaudiré como un loco y gritaré tu nombre para que me reconozcas entre toda la gente. Te lo juro.

Una sonrisa dulce se forma en sus labios, corre hacia mí con la ligereza de una gacela, me besa de nuevo y ahora sí entra a la escuela.



Primeras horas de la mañana. Domingo.
En un puesto de revistas.
Encabezado de la noticia del día, en los diarios locales.

“JOVEN MUERE POR HERIDA DE BALA EN PLENA FUNCIÓN DEL BALLET NACIONAL”

“En plena presentación de “El lago de los Cisnes” novio de bailarina se desploma muerto en primera fila.”
“Bala perdida lo impacto en el abdomen y le perforo el hígado en asalto a banco de la Avenida Central.”
“Familiares no se explican su afán desmedido por llegar a ver el debut de su novia como bailarina.”
“Se encontró un estuche con un anillo en su camisa. Al parecer pensaba  proponerle matrimonio a novel bailarina.”




5 comentarios:

Ansaher dijo...

Ooooooh que triste! es tan bello el texto pero a la vez te hace sentir triste :( ay que ver la de injusticias como esa que pueden haber en la vida, como que muera un inocente por culpa de un culpable

aLucinada dijo...

Muy fuerte y profundo. Me ha dejado pensando... Es triste, pero me ha encantado la entrada.
Espero leerte pronto, y gracias por pasar siempre por mi blog.
Saludos!

Yaiza dijo...

Espero que no te ofenda, pero creo que no he llegado a entender de verdad el texto... :/ El final es un poco desconcertante.

Espero verte de vuelta por mi blog, y volver a leer algo tuyo, porque aunque este texto no lo haya entendido, me encanta como escribes :)

http://imaginaydesea.blogspot.com

Ella & Yo dijo...

me encanta vuestro blog:) estoy empezando uno con una amiga, si quereis pasaros por
cintasviejasdecassette.blogspot.com
si te gusta siguenos y dejanos tu comentario :))

Alessa dijo...

que triste historia, pero demuestra que a pesar de todo cumplió su promesa de ir a verla. Siento que se me escapan algunas lágrimas de solo imaginarlo.
saludos.

Publicar un comentario

Gracias por pasarte por aquí. Ten un buen día.