18 noviembre, 2011

COMPARTIENDO VIDA: Capítulo 4






******************************

4.

Aún viernes.
En un hospital.



Mario camina hasta el extremo del pasillo, por quinta vez. Lleva más de media hora esperando y de continuar así es muy posible que haga un surco en el piso. Está a punto de iniciar su sexto recorrido cuando oye el rumor de unos pasos acercándose. El joven dueño de esos pasos, llega hasta él y lo abraza. Mario es muy poco adepto a este tipo de demostraciones de cariño, pero la angustia que siente hace que reciba y corresponda el abrazo sin titubeos.

-¿Cómo está? – pregunta el joven, luego de que se separan.
-No lo sé…
-¿No hablaste con el médico?
-Hace casi una hora. Dijo que la situación es crítica y que van a tener que inducir el parto…

El joven pone una mano sobre el hombro de Mario y este no logra evitar que a sus ojos asomen las lágrimas.

-¿Le avisaste a Cristina? – pregunta al tiempo que se sienta en una banqueta del pasillo y disimuladamente se enjuga los ojos.
-Sí, le llamé y dijo que vendría después de recoger a los chicos. – responde el joven acomodándose a su lado, y recordando la despreocupación de su hermana.  
-¿Y tú? ¿A esta hora no estas trabajando?
-Soy un fotógrafo independiente ¿recuerdas? Yo manejo mis horarios, no al revés.

Mario se vuelve hacia su hermano pequeño y siente que se está mirando en un espejo. El mismo cabello negro, la misma nariz recta, los mismos labios delgados. Lo único que los diferencia es el brillo cristalino que despiden los ojos del joven y los 5 años menos que se reflejan en su rostro.

-¿Y cómo te va con eso?
-¿Te refieres a lo de “jugar con la camarita”?

Mario toma la respuesta de su hermano como un reproche, pero él sonríe y le demuestra que solo fue una broma.

-Me va bien. Tengo más trabajo del que pensé así que no es tan relajado como creía.
-Me alegro por ti. Me alegro de haberte juzgado a la ligera, aunque hubiese preferido no hacerlo…

El joven vuelve a poner una mano sobre el hombro de su hermano, solo que esta vez le da un ligero apretón. Mario levanta la mirada del piso y lo vuelve a observar. El joven exitoso que ahora lo acompaña, fue el muchacho lleno de sueños al que predijo un futuro incierto por juzgarlo mediocre y vagabundo. El mismo al que menospreció por dedicarse al arte y a la fotografía. El mismo para el que nunca tuvo tiempo y el único que siempre estuvo para él cuando lo necesitó.

Mario coge la mano sobre su hombro y la estrecha sin querer ni poder contener las lágrimas.

-Ellos van a estar bien, y tú tienes que estar mejor para recibirlos.
-Tengo miedo…
-Lo sé. Pero debes ser fuerte…
-¿Cómo? ¿En quién me apoyo si ellos me dejan? ¿Por quién continúo si se van?
-Eso no va a pasar. Diana es terca y va a dar pelea.
-Sí, ella nunca se rinde… ella siempre termina pagando mis culpas…
-No te puedes poner así ahora
-¿Sabes cual fue la última de mi suegra? Le está buscando un buen partido a su hija…
-¿Qué?
-Dice que yo no puedo darle todo a lo que ella está acostumbrada…
-Esa vieja… pues con más razón tienes que levantarse y seguir. Te han golpeado duro y te van a golpear todavía más, vas a caerte muchas veces pero tienes que levantarte y seguir.  Hey Bross, amas a tu mujer y a tu hijo por sobre todo, así que no puedes dejar que te los quiten…

Una ligera sonrisa se dibuja en los labios de Mario al escuchar, después de mucho tiempo, el apodo que su hermano le puso cuando ambos aún eran  niños.

-Gracias, Jhon… gracias por todo…

El timbre de un celular los sobresalta. Mario se enjuga las lágrimas y contesta. A los pocos minutos corre aliviado hacia la sala de espera: Diana acaba de dar a luz a un niño.

-¿Qué dijo el médico? – pregunta ansioso a la madre de su esposa.
-Ella y el bebé están delicados, pero ya pasó lo peor…
-¿Pero van a estar bien?
-Sí, el doctor dijo que sí…

Mario no escucha los sollozos de su suegra y solo atina abrazar a su hermano por segunda vez.

-Te dije que iba ella iba a dar pelea…

La sonrisa de Jhon lo contagia y también sonríe. Por primera vez en meses siente que algo salió bien.

-¿Ya podemos verlos?
-Todavía no… el doctor me dio esto…

Con evidente preocupación, la madre de Diana le entrega un sobre. Mario lo abre, lee los papeles que contiene y su semblante se ensombrece.

-Bross, no desayune bien hoy, ¿me acompañas a la cafetería?
-¿Ahora?
-Sí, muero de hambre

Mario devuelve el sobre a la madre de Diana y sale con su hermano. Apenas están fuera de la sala Jhon se detiene.

-¿Por qué le dejaste el sobre?
-¿No querías ir a la cafetería?
-Querías que me mostraras esos papeles sin que tu suegrita lo viera.
-Ella debió verlo apenas se lo dio el médico…
-Chismosa. Entonces ¿Qué son? ¿Análisis?

Esta vez es Mario quien pone una mano en el hombro de su hermano.

-Tampoco desayuné bien. Vamos a comer algo.

Jhon intenta replicar, pero Mario lo coge del brazo y lo arrastra escaleras abajo hacia la cafetería. Su hermano pequeño ya lo ha ayudado bastante, así que debe afrontar este nuevo problema él solo.



6 comentarios:

  1. Diós miooo! Pero que intriigaa! Me ha encantadoo tu entrada! Ha valido muchisimo la pena leer! Espero qe publiquees prontísimooo! :DD

    Muchisimos besiitos :D

    desde razones-parasonreir.
    xx

    ResponderEliminar
  2. Madre miaaaa chiquillaaa te superas por momentooos! y que intrigaa no puedee seer quiero otro nuevo capitulo ya! =D es geniaal de verdad que sii! veo que andas liadilla pero espero que todo bien!
    Un besazo muy fuerte guapaaa!

    ResponderEliminar
  3. Preciosaaa! Pasate por mi blog^^ Tienes una sorpresiita! Si no llegas a ver la entrada, clica a la pestañita, 'Premios' Un besiito^^

    desde razones-parasonreir.blogspot.com
    xx

    ResponderEliminar
  4. Esto está muy emocionante...
    Felicidades!
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  5. Hola chicas, muchas gracias por tomarse el tiempo de leer este capitulo y de comentarlo. Y me siento muy contenta de que les haya gustado. Espero publicar la continuacion pronto. Un super beso y muchas gracias por sus palabras!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya me he puesto al día con la historia *_*
    por cierto siento no haber podido pasarme antes pero es que he estado de examenes...
    un beso enorme y gracias por pasarte por mi blog espero verte pronto por allí<3

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por aquí. Ten un buen día.