11 septiembre, 2011

NO MÁS YO.

Hay momentos en los que deseamos desaparecer. Ir por la calle y de pronto evaporarnos, y que el planeta siga girando y que la gente no note más ausencia que la del ruido de nuestros pasos al caminar.

Algunas veces deseamos dejar de ser. Fundirnos en la oscuridad, desvanecernos en la luz, desmaterializarnos de alguna manera y convertirnos en nada o en nadie.

Pero todas esas veces y todos esos momentos tenemos que conformarnos con seguir siendo y seguir estando, por que quizá de pronto nuestros deseos de no existir se conviertan en la terrible ansiedad de estar más vivos que nunca.

Suele pasar. La vida es extraña. Y nuestros sentimientos todavía más.

6 comentarios:

  1. Linda pasate por mi blog, hay algo para ti^^!

    ResponderEliminar
  2. hola mriia ahora estoy de pasada pero a penas pueda me paso por tu blo... me dovora la curiosidad!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Todos nos hemos sentido así en alguna ocasión, pero lo cierto es que la vida nos regala momentos demasiado maravillosos como para perdérnoslos. Un abrazo!!
    Por cierto, pásate por mi nuevo blog si quieres: http://losgarabatosdelucy.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hola lucy, muchas gracias por pasarte y tienes toda la razón del mundo, hay momentos por los que la vida merece ser vivida. Y ahora mismo me paso por tu nuevo blog!

    ResponderEliminar
  5. Hola Mily! muchas gracias por visitarme y comentar!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por aquí. Ten un buen día.